Mi móvil no carga: solución paso a paso

Los problemas para cargar la batería del teléfono suelen ser una de las principales causas para la sustitución del terminal. Ojo, no hablamos del típico fallo que hace que la batería se descargue rápidamente -para eso echa un vistazo a ESTE OTRO POST– sino de conectar el smartphone a la corriente y que simplemente no cargue o lo haga muy lentamente.

Antes de empezar a buscar un nuevo móvil asegúrate de que has realizado todas las comprobaciones necesarias para detectar el origen del problema. En la siguiente guía explicamos paso a paso todos los puntos que debemos revisar antes de dar por perdido nuestro adorado smartphone. Quién sabe, quizá con un poco de suerte logremos solucionarlo. ¡La esperanza es lo último que se pierde!

Cómo arreglar un teléfono que no carga correctamente: 5 comprobaciones básicas

Por lo general las baterías de litio tienden a degradarse con el uso y el paso del tiempo. Si no seguimos una serie de buenas prácticas, como por ejemplo no dejar que el móvil se cargue ni descargue por completo, lo único que conseguiremos es acelerar este proceso. En este sentido, suele ser muy recomendable el uso de la app “Battery Guru”, la cual nos permite optimizar el consumo y rendimiento de la batería para que aguante más tiempo en buen estado.

Dicho esto, si nuestro móvil no carga o tarda horas en hacerlo, esto es lo que podemos revisar por nuestra cuenta. En esta ocasión, para dar con la fuente del problema utilizaremos la conocida técnica del descarte. Soy consciente de que muchas de estas comprobaciones son muy básicas, pero resultan esenciales si queremos dar con el verdadero origen del fallo.

1- Revisa el cable USB de alimentación

Lo primero que tenemos que mirar es que no se trate de un problema con el cable micro USB o USB tipo C que estamos usando para cargar el teléfono. Desconecta el cable, vuelve a insertarlo y comprueba si se activa el símbolo de carga en la pantalla del móvil.

Este tipo de cables están diseñados para ser flexibles y soportar cierto “maltrato”, pero no cabe duda de que se trata del componente más vulnerable del cargador. Revisa también si el cable tiene algún daño, está pelado o tiene alguna doblez importante, especialmente en los extremos.

Para asegurarnos de que no es problema del cableado busca otro cable compatible, y si ves que el smartphone sigue sin cargar, pasa a la siguiente comprobación.

2- Comprueba el cargador

El siguiente paso es comprobar el adaptador que va conectado a la toma de corriente. Los adaptadores de carga suelen tener una vida útil bastante corta y son bastante propensos a sufrir cortocircuitos, especialmente cuando no estamos usando el cargador oficial del fabricante.

Desconecta el cargador del enchufe y busca cualquier daño o golpe que pueda tener, y sobre todo, asegúrate de que no emite un ligero olor a quemado. En cualquier caso, para descartar cualquier problema con este componente sustituye el cargador por otro que puedas tener por casa y comprueba el resultado.

3- Prueba otra toma de corriente

Si hemos llegado a este punto está claro que tanto el cargador como el cable USB funcionan correctamente. Por tanto, antes de pasar a mayores asegúrate de que el problema no está en la instalación eléctrica de tu casa. Conecta el cargador a otra toma de alimentación y mira a ver si ahora la batería carga como debiera.

Si utilizas una regleta con varios puertos USB o algún otro aparato similar, prueba a conectar el cargador del móvil directamente a la toma de corriente. Personalmente, hace un par de años tuve un problema similar con uno de estos dispositivos que permiten cargar varios móviles a la vez. Aunque son prácticos a veces pueden generarnos más disgustos que alegrías (sobre todo si venían de regalo con algún otro producto o nos han costado cuatro céntimos en el “todo a cien” del barrio).

4- Revisa el puerto USB del móvil

Nos adentramos en terrenos más delicados. Si la toma de corriente está bien y tanto el cable como el cargador han sido revisados el problema sin duda está localizado en nuestro teléfono. El puerto de carga del móvil no deja de ser “un simple agujero”, por lo que tiende a acumular polvo con el paso del tiempo.

Limpia la entrada USB del terminal con la ayuda de un bastoncillo de algodón para retirar cualquier resto o partículas de suciedad. Igualmente, echa un vistazo al pequeño conector de metal que verás dentro del puerto USB. A veces este conector puede llegar a doblarse impidiendo que el cable de carga haga contacto correctamente.

Si después de limpiarlo ves que está doblado y sigue sin cargar lo mejor que puedes hacer es llevarlo a una tienda de reparación para que intenten repararlo. No es un proceso tan costoso como, digamos, cambiar la pantalla del teléfono, por lo que la reparación en estos casos suele ser bastante barata.

5- Comprueba la batería

La mayoría de móviles actuales incorporan una batería no extraíble. Sin embargo, todavía existen unos cuantos terminales con batería extraíble, lo que significa que podemos retirar la carcasa del teléfono y echar un vistazo a la batería.

Si detectas que la batería está hinchada es necesario que sustituyas la batería por una nueva. Si tu móvil no tiene una batería extraíble, entonces es necesario que te fijes en el costado del teléfono: si ves que la pantalla sobresale de los bordes eso es señal de que la batería podría estar hinchada, y en consecuencia, deteriorada. En tal caso, avisa al servicio técnico para su sustitución.

¡Y esto ha sido todo! Si conoces otros métodos o comprobaciones no dudes en pasarte por la zona de comentarios.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo desde nuestra página de Facebook.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.