Cuándo (y cómo) borrar la caché o los datos de una app

Seguramente habréis oído hablar de aplicaciones como CCleaner o CleanMaster: sirven para hacer limpieza en el móvil borrando archivos temporales, memoria caché y similares. Por desgracia con el paso del tiempo este tipo de herramientas se han sobrecargado tanto que muchos ya las catalogan de puro bloatware.

En el fondo las aplicaciones de limpieza son bastante innecesarias, ya que la mayoría de tareas las podemos hacer nosotros mismos a mano. Entra en el menú de ajustes de Android, accede al apartado de “Aplicaciones” y selecciona aquella app que te esté dando problemas de ralentización, errores aleatorios o de sistema. Dentro de los detalles de la aplicación podrás borrar tanto la memoria caché como los datos almacenados de la app. Algo que normalmente soluciona este tipo de fallos.

Diferencia entre la caché y los datos de una aplicación

En situaciones así, las preguntas claves suelen ser: ¿Es mejor borrar la caché? ¿Es mejor borrar los datos de la app? ¿Ambos? Lo cierto es que todo comienza por saber cual es la diferencia entre uno y otro.

Memoria caché

Cuando instalamos una app en Android esta tiene un tamaño determinado. Pero con el tiempo, y según vamos utilizando la aplicación, esta va descargando y generando nuevos datos y archivos temporales, aumentando el espacio que la app ocupa en la memoria interna del dispositivo.

Estos archivos temporales o residuales son la memoria caché de Android, y sirven para que las apps carguen más rápido, evitando tener que descargar de nuevo esos datos cada vez que abrimos la aplicación.

Datos de la app

Los datos corresponden a toda esa información que el usuario introduce a mano, como su cuenta de usuario, los ajustes de configuración y demás aspectos que el usuario ha personalizado desde que instaló la aplicación en su teléfono o tableta. Si borramos los datos de la app o se pierden, a efectos prácticos será casi como si hubiéramos vuelto a instalar la aplicación desde cero.

Cuándo borrar la caché de una app

Si una aplicación hace “cosas raras” y no funciona igual de bien que al principio es posible que sea debido a un archivo corrupto ubicado en la memoria caché de la aplicación. También puede ser debido a la acumulación de archivos residuales o temporales.

Para solucionar esto entra en el menú de ajustes generales de Android y accede a “Aplicaciones y notificaciones”, selecciona la app deseada y pulsa en “Almacenamiento y caché”. Para borrar la caché simplemente dale a “Borrar caché”.

Normalmente esta es la primera solución a probar, ya que no exige que volvamos a configurar la aplicación desde cero. Vuelve a abrir la app y comprueba si han desaparecido los fallos.

Cuándo borrar los datos de una app

Si el borrado de caché no hace efecto, es probable que el mal funcionamiento esté provocado por un ajuste de configuración problemático. Modificar todos los ajustes de la app uno por uno para dar con el error puede ser un proceso bastante enervante y lento. En su lugar lo más rápido y sencillo es borrar todos los datos de la app.

Esto es tan sencillo como seguir los mismos pasos que acabamos de explicar en el punto anterior, y en lugar de seleccionar “Borrar caché” pulsaremos sobre “Borrar almacenamiento” (o “Borrar datos” en algunas versiones de Android).

Después de borrar la caché y los datos la aplicación arrancará limpia, como si acabase de ser instalada. Si con esto no solucionas el problema, entra en la Play Store y comprueba si hay alguna actualización disponible, y si no la hay reinstala de nuevo la aplicación.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo desde nuestra página de Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.