Las 4 claves maestras para detectar un deepfake

Aunque la tecnología para desarrollar deepfakes está todavía en un estado bastante primitivo, ya es posible crear este tipo de videos desde el móvil con relativa facilidad. ¿Crees que serías capaz de detectar uno de estos deepfakes? La verdad es que si se hacen de la manera correcta pueden pasar por un video real sin demasiados problemas, aunque siempre hay algún que otro detalle prácticamente imperceptible que los delata.

En esencia, un deepfake – “engaño profundo” en inglés- es una creación o contenido digital que ha sido manipulado mediante inteligencia artificial. Normalmente esto se suele aplicar a videos y GIFs, aunque esta es una tecnología que también se utiliza para generar audios e imágenes falsas.

Los deepfakes también funcionan con videojuegos.

4 pistas que te ayudarán a detectar un deepfake

Como decimos, esta tecnología todavía está en una edad muy temprana, aunque ya es accesible para todo el mundo. Por suerte, eso también significa que si no se hace con la suficiente pericia un mal deepfake resulta de lo más obvio. ¿Pero qué pasa cuando no es así? En tal caso tenemos que fijarnos en los matices: la clave siempre está en los pequeños detalles.

1- Decoloración en la piel

Uno de los primeros aspectos que tenemos que revisar ante un posible video manipulado: Busca cambios de color en la cara del protagonista. El deepfake perfecto exige que el actor que suplanta la identidad del original tenga la misma tonalidad de piel.

2- Iluminación extraña

También es necesario que la iluminación sea igual que en la pista de video original, algo que muy pocas veces ocurre en manipulaciones de baja calidad. Localiza partes de la cara cuya iluminación no concuerde con el resto de la imagen que vemos en pantalla (focos de luz inexistentes o que no afectan a los elementos que tiene al lado, etc).

3- Labios y voces sincronizadas

La sincronización de la voz con los labios también es algo que no termina de “encajar” del todo en los deepfakes. Examina de cerca la boca del protagonista cuando habla y busca cualquier error o desfase, por muy pequeño que sea.

4- Cuellos borrosos o desenfocados

Si el video es de buena calidad fíjate también en los alrededores de la boca y toda la zona del cuello y la mandíbula. Si aparecen borrosas, desenfocadas o ligeramente desplazadas es posible que se trate de un deepfake. Este es un detalle muy difícil de replicar, e incluso los deepfakes más profesionales suelen tener pequeños deslices que los delatan en este aspecto.

Si te ha parecido interesante este post quizá quieras echarle un vistazo a «Las 7 mejores aplicaciones para hacer deepfakes«.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo desde nuestra página de Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Informe adicional: Más información en nuestra política de privacidad y aviso legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.