Echo Dot en análisis: Mi opinión tras 2 meses viviendo con Alexa

Después de casi 2 meses conviviendo con Alexa creo que ya ha llegado el momento de dar mi opinión sincera sobre el Echo Dot de Amazon. Como usuario de “asistentes virtuales”, vengo de utilizar el Asistente de Google, y en ese sentido creo que la inteligencia artificial de Alexa le da mil vueltas. Pero ojo, porque no todo son virtudes, y si nos vamos al detalle, todavía hay muchas cosas por mejorar en el asistente de Amazon.

Especificaciones técnicas del Echo Dot

Lo primero que tenemos que decir es que Alexa como tal no es un dispositivo, sino un programa. Puede parecer una tontería, pero todavía hay mucha gente que los confunde. Los dispositivos que contienen a Alexa en su interior son los altavoces inteligentes Echo que se controlan con la voz (Amazon Echo, Echo Dot y Echo Plus) y la nueva pantalla inteligente Echo Show 5.

En mi caso, como usuario novicio he optado por comprarme un Echo Dot, que es el altavoz más barato que ofrece ahora mismo Amazon, y después de un tiempo usándolo cada vez tengo más claro que es la solución más recomendable. ¿Por qué? Pues, principalmente porque para el tamaño que tiene presenta una potencia que, sinceramente, resulta sorprendente. Además, para comunicarse con Alexa e interactuar con ella vamos más que sobrados –a menos que vivamos en una mansión-.

Dicho esto, veamos cuáles son sus cualidades y especificaciones técnicas:

  • Dispositivo Echo Dot de tercera generación.
  • Altavoces con un tamaño de 44mm.
  • Control por voz de dispositivos de Hogar Digital.
  • Reproducción de música en streaming.
  • Jack de 3.5mm para salida de audio auxiliar.
  • Llamadas entre dispositivos Echo, dispositivos con la app de Alexa y Skype.
  • Actualización automática a través de la nube.
  • 4 micrófonos de largo alcance.

Cabe mencionar también que el Echo Dot no cuenta con carga por USB, lo que significa que debe estar conectarlo a una toma de corriente eléctrica en todo momento.

Aspectos positivos

A la hora de dar mi opinión me voy a centrar únicamente en las funciones de Alexa que utilizo más a menudo. Cada usuario puede explotar diferentes aspectos del dispositivo, ya que se trata de un gadget bastante versátil, así que si me dejo algún detalle en el tintero no dudéis en preguntarme en la zona de comentarios.

Reconocimiento de voz

Una de las cosas que primero nos llama la atención de Alexa es lo bien que nos entiende. No se le escapa ni una. Puedes decir una frase en español con palabras en inglés y casi siempre las pilla al vuelo. Supongo que el hecho de que incorpore hasta 4 micrófonos de largo alcance ayuda a que sea un oyente de lo más aplicado.

Conversaciones con Alexa

Lo bueno de todo este sistema es que Alexa se encuentra a medio camino entre lo que es un programa con respuestas preestablecidas y lo que podríamos considerar un humano. A ver, en todo momento sabemos que estamos hablando con una I.A., pero el hecho de que le puedas preguntar si está contenta, que te cante un rap o te cuente un chiste ayuda a que la comunicación sea mucho más cercana.

Skills

Además de las típicas funciones que trae de serie, podemos ampliar las características de Alexa añadiendo “Skills”. Es lo que se conoce como “habilidades”, y es algo parecido a instalar apps en el móvil. Hay skills de varios tipos:

  • Radio y podcast: Alexa cuenta con un montón de aplicaciones de radio y podcast (Onda Cero, Los40, iVoox, Radio 3, Kiss FM…). Están muy bien porque te permiten escuchar la radio en directo o escuchar podcasts de programas antiguos.
  • Sonidos relajantes: Otra de las secciones de skills más potente es la de los sonidos ambientales. Podemos escuchar horas de sonidos de arroyos, tormentas, bosque nocturno, viento en el campo, pájaros y muchos otros. Por ejemplo, los días que hace mucho calor me gusta poner sonido de lluvia (ayuda a crear una falsa sensación de fresquito).
  • Juegos: Si estamos aburridos también podemos probar algunos juegos, como las palabras encadenadas, el Trivial Pursuit o Akinator. No aportan mucho en lo que a “productividad” se refiere, pero son divertidos y una excelente herramienta para perder el tiempo.
  • Varios: Alexa también cuenta con skills de recetas gastronómicas, otras para controlar dispositivos inteligentes en el hogar (luces, temperatura, webcams), noticias y muchas otras temáticas. Hay una que me parece de lo más interesante, llamada “Perro guardián”, que simula el ladrido de un perro para espantar a los ladrones cuando estamos fuera de casa. En definitiva, que hay para todos los gustos.

Listas y recordatorios

Si nuestra intención es utilizar el Echo Dot con Alexa como asistente virtual para trabajar estas son las 2 utilidades que más vamos a usar sin duda. Poder dictar de viva voz cualquier nueva cita, recordatorio o idea, ayuda muchísimo en lo que a organización se refiere. También nos permite anotar en el momento cualquier cosa que se nos pase por la cabeza, algo viene de maravilla si tenemos un trabajo muy creativo o en el que debemos tomar muchas decisiones.

Por supuesto, también viene perfecto para llevar el control de la lista de la compra y cualquier otra tarea en el hogar.

Las listas y los recordatorios, de lo mejorcito que ofrece Alexa en estos momentos.

Música

Todos los dispositivos Alexa de Amazon, como este Echo Dot, permiten escuchar música en streaming de Amazon Music completamente gratis, y lo cierto es que la experiencia es de lo más satisfactoria en líneas generales. El catálogo de canciones es amplio y razonable, y lo mejor de todo es que podemos pedir canciones sueltas, canciones de un grupo en concreto o incluso cosas tipo “Alexa, pon música alegre”, “Alexa, por algo de pop-rock” o “Alexa, pon música de los años 50”. En este sentido se le puede sacar bastante jugo al asunto.

Aspectos negativos

Una vez repasados los puntos álgidos de Alexa, veamos esos otros apartados que no nos dejan tan buen sabor de boca.

Las skills por lo general no permiten mucha interacción

Las skills o “habilidades” de Alexa por lo general son poco interactivas y no aceptan demasiadas órdenes por parte del usuario. En muchos casos la interacción se limita a abrir la app y dejar que esta haga lo que tiene que hacer.

Por ejemplo, si instalamos la app de iVoox y queremos escuchar un podcast que dura 2 horas, el sistema no permite avanzar en la reproducción ni dar saltos. Y con el resto de skills ocurre más o menos lo mismo: como mucho reconocen 2 o 3 tipos de órdenes distintas.

Algo que por otro lado no ocurre con las habilidades nativas de Alexa, como la gestión de listas, tareas, recordatorios o escuchar música en Amazon Music, donde hay más margen para la interacción.

Entendemos que todavía estamos en una fase temprana en lo que se refiere a desarrollo de skills por parte de terceros. Funcionales sí, pero con bastante margen de mejora.

En contraposición con las skills nativas de Amazon, las skills de terceros no son muy flexibles y todavía tienen mucho margen de mejora.

Faltan las novedades musicales más recientes

El repertorio de Amazon Music es muy grande, pero si buscamos canciones recientes lo vamos a tener complicado, ya que muchos de estos temas solo se encuentran disponibles en Amazon Music Unlimited (y sí, este servicio es de pago).

Por ejemplo, si quieres escuchar el álbum “The Magic Whip” de Blur, que salió hace ya cuatro años, tienes que pasarte al plan premium. Es tan sencillo como decirle a Alexa que ponga otros discos de Blur y listo, pero está claro que el servicio de música básico está más dirigido a gente que busca canciones de toda la vida (están todas: desde Queen, The Beatles, David Bowie, Rolling Stones, etc.).

La calidad se resiente cuando forzamos el volumen al máximo

Si mantenemos el volumen a un nivel razonable la calidad es muy buena teniendo en cuenta el tamaño del Echo Dot. A efectos prácticos, si tenemos el altavoz en una habitación de unos 20 o 30 metros cuadrados no vamos a tener problema y el sonido se va a oír muy bien. Eso sí, si subimos el volumen al máximo el audio empeora sustancialmente.

Necesitamos un móvil y una WiFi para configurar Alexa y que funcione

Si estamos pensando en regalar Alexa a algún amigo que vive en el campo o algún familiar de edad avanzada, debemos tener en cuenta que hay un requisito mínimo: necesitamos un móvil para hacer las primeras configuraciones, así como una red WiFi a la que conectarnos. Si le vamos a regalar Alexa a nuestro abuelo que solo usa el teléfono fijo y no tiene WiFi en casa, o a algún colega que vive en una zona de conectividad limitada, quizá deberíamos regalarle otra cosa.

La privacidad de Alexa

Otro factor que preocupa a mucha gente es el tema de la baja privacidad que ofrece Alexa, y lo cierto es que no les falta razón. De entrada, Alexa viene configurada para enviar a Amazon las conversaciones que mantenemos con ella (con el fin de mejorar las transcripciones), y tampoco permite eliminar el historial de voz. En ambos casos, es algo que debemos habilitar nosotros mismos a mano en el panel de configuración.

Echo Dot y Alexa: Opinión y valoración final

Como persona que trabaja desde casa, Alexa a supuesto todo un “upgrade” en lo que a organización se refiere. Es muy práctica para llevar todas las tareas del día a día, escuchar las noticias, obtener información meteorológica y demás. También lo vamos a gozar un rato largo si nos gusta crear una buena ambientación con sonidos relajantes adecuados a cada momento. Y por supuesto, la posibilidad de pedirle canciones a Alexa es todo un puntazo.

Luego tenemos otras cosas menos vibrantes, como las exigencias del dispositivo: cableado obligatorio a toma de electricidad, teléfono móvil y una red WiFi. El sonido es muy bueno siempre y cuando no superemos ciertos límites, y la privacidad hay que ajustarla a mano, cosa que tampoco nos seduce demasiado.

Haciendo un balance general diría que es un dispositivo al que se le puede sacar mucho partido. Es más caro que un altavoz Bluetooth al uso, pero por ese precio extra las bonificaciones que obtenemos compensan sobradamente. Sin duda Alexa evolucionará a una inteligencia artificial mucho más completa, y pulirán muchas aristas. Pero tal y como está ahora ya ofrece suficiente valor como para considerarlo un asistente virtual de lo más sólido e interesante.

Precio y disponibilidad

A la hora de escribir esta reseña el Amazon Echo Dot tiene un precio que ronda los 59.99 euros en Amazon. Cabe destacar que este es un precio orientativo y que puede cambiar (algo que os puedo confirmar personalmente, ya que cuando yo lo compré en mayo tenía un precio de 39 euros). ¡No lo perdáis de vista!

Echo Dot (3.ª generación) - Altavoz inteligente con Alexa, tela de color antracita

EUR 59,99
8.9

Diseño y fabricación

9.0/10

Calidad de audio

9.2/10

Skills

8.0/10

Funciones nativas

9.5/10

Calidad-precio

9.0/10

Pros

  • Buen diseño y acabado.
  • Sonido potente para su tamaño.
  • Las listas, recordatorios y gestión de agenda.
  • Conversaciones con Alexa: una IA realmente lograda.
  • La música y los sonidos ambientales.

Contras

  • Requiere WiFi, toma eléctrica y un móvil.
  • Hay que ajustar la privacidad a mano.
  • Skills poco flexibles.
  • Volumen máximo no recomendable.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Qué os parece el Echo Dot de Amazon?

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo via RSS a través de Feedly.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.