¿Cuánta memoria RAM necesita un teléfono móvil realmente?

Comprar un smartphone puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza. Vamos a la tienda y nos encontramos con características y cuadros de especificaciones llenos de números. Cifras que muchas veces somos incapaces de asociar con el rendimiento real que nos puede ofrecer ese teléfono. La memoria RAM suele ser uno de esos componentes.

Tampoco penséis que sois los únicos. A casi todos nos han metido en la cabeza que cuanta más RAM mejor funcionará nuestro smartphone, aunque no tengamos del todo claro el motivo. ¿Es así realmente?

Memoria RAM: ¿Para qué sirve?

Antes de comenzar a debatir si es mejor tener más o menos RAM, convendría aclarar qué es la memoria RAM exactamente, y qué papel juega en el rendimiento de un teléfono móvil.

Cuando instalamos una app o un juego, la CPU (Unidad Central de Procesamiento) y la GPU (Unidad de Procesamiento Gráfico) hacen todo el trabajo de procesado, ¿pero qué función cumple la memoria RAM?

La RAM (Random Access Memory, o memoria de acceso aleatorio) es una unidad de almacenamiento, mucho más rápida a la hora de leer y escribir información que la de un disco duro o unidad de almacenamiento interno.

Para que nos hagamos una idea, cuando se ejecuta una aplicación o juego, todos sus datos se cargan en la memoria RAM. Así, siempre que esa aplicación se encuentre en la memoria RAM, podemos volver a ella de forma casi instantánea, sin la necesidad de tener que esperar a que se cargue de nuevo desde la memoria interna. Por tanto, es esencial para poder realizar la multitarea en un smartphone y ejecutar varias aplicaciones al mismo tiempo –sin tener que esperar varios segundos entre la ejecución de una acción y otra-.

Las aplicaciones y procesos que tengamos cargados en la RAM seguirán estando ahí, siempre que haya espacio disponible, hasta que necesitemos ejecutar una nueva aplicación, y haya que liberar espacio para hacer sitio a ese nuevo proceso.

Por tanto, cuanta más memoria RAM tengamos, más aplicaciones podrán ejecutarse de manera simultánea.

La memoria RAM también sirve para almacenar todos esos procesos que corren en segundo plano, como comprobar si hemos recibido algún mail nuevo, algo que suele ser bastante útil, por cierto.

Esto es lo que hace nuestro móvil con la memoria RAM

Como hemos dicho, la RAM básicamente nos sirve para poder seguir ejecutando aplicaciones en segundo plano sin que el móvil se ralentice. Pero como casi todas las cosas, el asunto no es tan sencillo. Lo cierto es que la memoria RAM ya está en uso, incluso antes de que Android empiece a funcionar cuando encendemos el teléfono.

En pocas palabras, esto es lo que hace nuestro teléfono con la memoria RAM del dispositivo.

  • El espacio del kernel: Los teléfonos Android tienen un kernel muy similar al de Linux. El kernel se almacena en un archivo comprimido especial que se extrae directamente dentro de la RAM cuando encendemos el móvil.
  • Almacenamiento de archivos virtuales: Existen algunas carpetas y ficheros dentro del “árbol” del sistema que no son del todo “reales”. Son una especie de pseudo-ficheros que se generan en el arranque y almacenan cierta información como el uso de batería o la velocidad de la CPU. En Android estos ficheros se guardan en la carpeta /proc, la cual vive plácidamente en la memoria RAM de nuestro móvil.
  • IMEI y configuración de radiofrecuencia: Los datos del IMEI y la configuración de radiofrecuencia del teléfono se almacenan en el NVRAM (una memoria no-volátil que no se elimina cuando apagamos el teléfono). Pero cuando encendemos el teléfono estos datos se transfieren a la RAM para poder poner el modem en funcionamiento.
  • GPU: La GPU necesita memoria para poder trabajar –y que nosotros podamos ver algo en pantalla-. Es lo que se conoce como VRAM, pero desgraciadamente los smartphones de hoy en día no tienen una unidad específica para ello. Por lo tanto, utilizan la memoria RAM en su lugar.

Una vez se han cargado todos estos datos y ya tenemos el móvil en marcha y funcionando, el resto de espacio libre que queda en la memoria RAM es el que estará disponible para que se ejecuten nuestras aplicaciones y juegos.

El crecimiento imparable de la memoria RAM

Un dato curioso: el primer móvil Android – el HTC Dream de 2008- solo tenía 128MB de memoria RAM, y el primer iPhone, también incorporaba una RAM de 128MB igualmente.

La escalada desde entonces ha sido exponencial, y hoy nos encontramos ya con móviles como el Vivo XPlay 7 y el Oppo FInd X, ambos con 10GB de memoria RAM. Se ve que les parecería poco un teléfono con 6GB RAM o incluso los 8GB de otros hipermusculados como el One Plus 5T.

Lo que nos venden estas marcas es que se trata de smartphones que son capaces de realizar una multitarea más potente, manteniendo más aplicaciones en segundo plano que otros móviles con menor capacidad.

Las desventajas de tener demasiada RAM en el móvil

Pero no nos engañemos, ya que no todo son ventajas. Tener más memoria RAM de la que necesitamos también puede ser perjudicial para nuestro móvil. ¿Por qué?

Cuanta más RAM pongas en un móvil más energía consumirá, y, en consecuencia, la batería se agotará antes. Esto es así porque la RAM consume la misma cantidad de energía, tanto si está llena como vacía.

En pocas palabras, si tenemos más RAM de la que utilizamos, estaremos gastando batería de forma innecesaria.

Además, si tenemos muchas apps cargadas en la memoria RAM, estas seguirán funcionado en segundo plano, haciendo trabajar de más a la CPU. Esto también supondrá un coste extra en el consumo de batería.

¡Ahí trabajando a tope, como tiene que ser!

¿Qué pasa con el iPhone? ¿Por qué tiene tan poca memoria?

Tomando esto en cuenta parece lógico entonces que otros fabricantes como Apple prefieran afrontar el aumento de RAM con cautela. A lo largo de los años los iPhone siempre han montado RAMs más pequeñas, de 2 a 4GB –el iPhone 7, por ejemplo, solo tiene 2GB de memoria RAM-. Una diferencia notable respecto al resto de buques insignia que funcionan con Android.

Apple ha conseguido los mismos resultados con menos RAM, y eso es algo que debemos valorar. La clave está en cómo ambos sistemas operativos, tanto Android como iOS, gestionan la memoria del terminal.

En el caso de Android, la gestión de la memoria se realiza utilizando un sistema denominado “recolección de basura”, mientras iOS utiliza un sistema de referencias. Si buscamos en Internet veremos que existen arduas disputas sobre cuál de los 2 sistemas es mejor, pero parece estar más o menos reconocido por todos que el sistema de recolección de basura de Android necesita más memoria para evitar fallos de rendimiento.

Cuanta más RAM libre y sin usar, peor

Pensar que disponer de una mayor cantidad de memoria libre en el teléfono es un indicador de buen rendimiento es una idea errónea. Especialmente cuando hablamos de un smartphone.

En mi día a día, el uso medio de la RAM de mi móvil es del 61%.

Los móviles han sido desarrollados para utilizar toda la memoria posible, y el hecho de tener RAM libre no va a hacer que el dispositivo vaya más rápido ni que consuma menos batería. Como ya hemos comentado anteriormente, la RAM consume la misma cantidad de energía contenga datos o no.

Además, podemos lograr el efecto contrario si intentamos liberar espacio de la RAM. Esto significa que cuando volvamos a abrir esa app tendremos que lanzar de nuevo la operación de carga a la memoria, y eso es algo que consume una buena cantidad de batería.

La memoria vende y además es barata

Al final todos tenemos claro que decir que un móvil tiene una RAM más potente que el resto es un factor comercial, y nos sirve de maravilla para vender el móvil. Además, este es uno de los componentes más baratos si lo comparamos con otros objetos de hardware. Por tanto, tiene sentido que los fabricantes intenten “vendernos la moto” incluyendo más RAM en sus móviles estrella.

La cantidad de RAM que necesita un smartphone dependerá del uso que hagamos del mismo, pero está claro que ya no es el problema que era hace un tiempo. Puede que los gamers y los usuarios más exigentes –edición de video y similares- sí que noten la diferencia con un móvil de 6GB o más. En cualquier caso, para la inmensa mayoría de los usuarios con 4GB actualmente tenemos más que suficiente. A partir de ahí, es un exceso que incluso puede llegar a volverse en contra nuestra.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo via RSS a través de Feedly.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.