8 consejos para liberar espacio en Windows 10

Da igual la capacidad de almacenamiento que tenga nuestro disco duro. Al final, más pronto que tarde siempre acabamos en la misma situación: el disco está lleno y toca liberar espacio. Normalmente no solemos darnos cuenta –al menos en mi caso- hasta que queremos instalar un nuevo programa y vemos que no tenemos sitio ni para guardar un mísero documento de texto. ¡Tranquilo, le pasa a todo el mundo!

Además, ahora que las unidades SSD son más habituales, lo que también suele acarrear un espacio de almacenamiento mucho más limitado para el usuario, resulta imprescindible tener cada cosa en su sitio. Ya sabeis, rascar un par de megas aquí y unos cuantos gigas allá por el bien de nuestro PC.

8 formas sencillas de liberar espacio en Windows 10

Si tu también estás un poco falto de espacio en tu disco duro, el post de hoy seguro que te interesa. A continuación, repasamos algunos de los métodos más eficaces para liberar espacio en Windows 10. Seguro que muchos ya los conoces, aunque espero sorprenderte con alguno de ellos. ¡Vamos allá!

1- Vacía la papelera de reciclaje

Esta es la manera más directa y clásica de recuperar algo de espacio en el disco duro. Cuando veas que tus gigas están en números rojos haz clic derecho sobre el icono de la Papelera que verás en el escritorio y selecciona “Vaciar Papelera de reciclaje”.

Recuerda que cuando eliminamos un archivo en Windows este no se borra de la memoria sino que va a parar a la papelera, por lo que sigue ocupando espacio en disco. Muchas veces por simple olvido acaban acumulándose decenas de GB. ¡Vacía la papelera de vez en cuando y tu PC será más feliz!

2- Liberador de espacio en disco

Windows cuenta con un sistema de limpieza nativo llamado “Disk Cleanup” (en inglés) o Liberador de Espacio en Disco. Una herramienta que nos puede ayudar a liberar espacio mediante la eliminación de diferentes tipos de archivos: desde archivos temporales de Internet, pasando por archivos de volcados de memoria, e incluso ficheros de anteriores instalaciones de Windows que todavía permanecen en el equipo.

Puedes abrir esta aplicación escribiendo “Liberador de espacio en disco” en Cortana o navegando hasta “Inicio -> Herramientas administrativas de Windows -> Liberador de espacio en disco”.

Selecciona la unidad que quieres analizar y pulsa “Aceptar”. Windows calculará cuanto espacio puede liberar. A continuación nos mostrará una ventana con varias opciones: marca las casillas de los elementos que quieras purgar y pulsa sobre “Limpiar archivos de sistema” si también deseas liberar espacio eliminando archivos como por ejemplo la carpeta Windows.old.

3- Elimina archivos descargados y ficheros temporales

En Windows también es posible borrar archivos temporales y descargas sin necesidad de ejecutar la herramienta de liberación de disco. Pulsa sobre el botón de inicio de Windows y ve a “Configuración -> Sistema” y en el menú lateral haz clic en “Almacenamiento”.

Debajo de tu disco local, pulsa sobre “Archivos temporales” y selecciona todos los elementos que quieres borrar. Nota: Si vas a borrar todo el contenido de la carpeta de Descargas asegúrate de que no contiene ningún archivo importante que quieras mantener.

4- Activa el sensor de almacenamiento

Dentro de los ajustes de “Configuración -> Sistema -> Almacenamiento” también encontramos otra herramienta interesante llamada Sensor de Almacenamiento. Si activamos esta funcionalidad el sistema se encargará de borrar automáticamente cualquier archivo temporal que no esté siendo usado, así como cualquier contenido de la Papelera de Reciclaje con una antigüedad superior a 30 días.

Si no eres de los que vacían la papelera cada cierto tiempo, lo mejor es dejar esta opción siempre activada.

5- Mueve los archivos a otro disco o memoria externa

A veces hay archivos que simplemente no podemos eliminar. Si además son archivos pesados (vídeos, edición de sonido/imagen, procesamiento de datos, herramientas técnicas) puede que nos dejen sin espacio en disco rápidamente. En estos casos es importante plantearse la posibilidad de mover todo ese contenido a otra partición o unidad de disco –suponiendo que tengamos una-, o incluso pasar toda esa información a una memoria USB o disco externo para su conservación.

La idea es que solo tengamos en nuestro disco principal aquellos archivos a los que accedemos de manera habitual, dejando espacio libre para poder instalar otros programas y descargar archivos sin comprometer la integridad de nuestro disco duro.

6- Desactiva el modo hibernación

¿Eres de esos que utiliza el sistema de hibernación de Windows 10? Si en lugar de apagar por completo nuestro PC lo mandamos a hibernar esto hará que el arranque sea mucho más rápido. Sin embargo, antes de entrar en hibernación el sistema toma una captura del estado actual del equipo y los archivos que tiene abiertos, etc. lo cual puede ocupar una cantidad de espacio considerable.

Para que nos hagamos una idea, el archivo hiberfil.sys puede llegar a consumir hasta el 75% de la memoria RAM de tu PC. Eso significa que si tenemos una RAM de 8GB podemos liberar 6GB de manera instantánea simplemente desactivando el modo hibernación.

7- Desinstala aplicaciones

Este es otro de esos consejos obvios, pero no por ello menos importantes. Si llevas un tiempo trabajando con el ordenador seguramente descubrirás que hay aplicaciones que hace mucho tiempo que no utilizas. Para comprobarlo ve a “Inicio –> Configuración -> Aplicaciones” (o escribe “Agregar o quitar programas” en Cortana) y echa un vistazo a todas las aplicaciones.

Si estás utilizando programas de versiones anteriores de Windows es probable que no aparezcan en esta lista. Para localizarlas escribe “Panel de control” en Cortana y selecciona “Desinstalar un programa”, o ejecuta el comando “control.exe”.

8- Guarda archivos en la nube y no mantengas duplicados

Por defecto Windows 10 incorpora una aplicación de almacenamiento en la nube llamada OneDrive. Resulta de lo más práctica, ya que aparece siempre en el explorador de archivos junto al resto de carpetas y unidades de nuestro PC.

Aprovecha este espacio de almacenamiento extra, pero procura no mantener duplicidades. Si un archivo ya lo tienes guardado en OneDrive no guardes otra copia en el disco duro del ordenador. De esta forma conseguirás ahorrar unos cuantos gigas y al mismo tiempo podrás acceder a todos esos documentos de manera online desde cualquier lugar sin necesidad de estar conectado al PC.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo desde nuestra página de Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.