Cómo crear una máquina virtual en Windows

Las máquinas virtuales, también conocidas como VM por sus siglas en inglés (Virtual Machine) son sistemas operativos encapsulados que se pueden instalar dentro de un sistema operativo anfitrión como si fuera un programa más del sistema.

Hablamos de entornos virtuales 100% funcionales, con las mismas características y operabilidad que un sistema operativo instalado sobre una máquina o PC físico real. La ventaja, sin embargo, es que las máquinas virtuales están completamente aisladas del sistema operativo, y por tanto, resultan realmente útiles para probar programas y hacer todo tipo de experimentos de manera segura en un entorno cerrado y controlado, sin miedo a romper nuestro PC.

Al fin y al cabo, una máquina virtual no es más que otra aplicación que tenemos instalada en el ordenador, que se ejecuta dentro de su propia ventana y que podemos cerrar pulsando el botón de “X”, como si fuera el Word o el Photoshop de toda la vida.

Además, las máquinas virtuales también nos permiten trabajar con programas que en principio no serían compatibles con nuestro PC. Por ejemplo, podemos crear una máquina virtual de Linux en un PC con Windows, o crear una máquina virtual de Windows en un Mac para ejecutar aplicaciones de Microsoft.

También podemos crear varias máquinas virtuales con Windows XP o Windows Vista en un PC moderno con Windows 10 para ejecutar programas antiguos que ya no son compatibles con nuestro sistema operativo. En definitiva, las utilidades prácticas de las máquinas virtuales son realmente extensas.

Programas para crear máquinas virtuales

Actualmente existen varios programas de virtualización en el mercado. Estos son algunos de los más destacados:

  • VirtualBox: El programa de virtualización más popular, especialmente para uso doméstico. VirtualBox es gratuito y de código abierto (desarrollado por Oracle), y funciona tanto en Windows como Linux y macOS, ofreciendo un rendimiento realmente bueno. | Visitar web oficial
  • VMWare Workstation: VMWare cuenta con dos programas de virtualización para Windows y Linux llamados, VMWare Workstation Player y VMWare Workstation Pro. El primero es un programa gratuito para crear y gestionar máquinas virtuales, y el segundo es una versión de pago más avanzada y completa con multitud de funciones extra. También hay disponible una versión para macOS llamada VMWare Fusion (que también es de pago). | Visitar web oficial
  • Hyper-V: Programa de virtualización de Microsoft que se incluye de forma nativa en algunas versiones de Windows 10 y Windows Server. Tiene una limitación y es que solo soporta un número bastante limitado de sistemas operativos cliente. | Visitar web oficial
  • Parallels Desktop: Software de virtualización para Mac. Muy utilizado entre los usuarios de Apple para ejecutar programas de Windows en el equipo. Ofrece muy buen rendimiento, aunque es de pago (la licencia cuesta 79,99€). | Visitar web oficial

Cómo crear una máquina virtual en Windows

Para este ejemplo vamos a utilizar el software de virtualización de VirtualBox. No solo porque es gratuito y muy completo, sino porque también resulta muy fácil de configurar.

En este sentido, tenemos que tener en cuenta que podemos crear tantas máquinas virtuales como queramos en nuestro PC, cada uno con su propio sistema operativo. Evidentemente, necesitaremos usar una imagen ISO para instalar cada uno de los sistemas operativos que vayamos a usar. Y tener suficiente espacio de almacenamiento libre en el disco duro, claro.

  • Descarga la aplicación de VirtualBox desde su web oficial. Elige la versión de VirtualBox compatible con tu sistema operativo.
  • Abre la aplicación de VirtualBox, y en su pantalla de inicio pulsa sobre “Nueva” para crear una nueva máquina virtual.
  • Completa la siguiente ventana seleccionando el sistema operativo que vas a instalar en la máquina virtual. Rellena también el campo “Nombre” para que luego te sirva de referencia. En nuestro caso vamos a instalar Ubuntu, así que llamaremos “Ubuntu” a esta nueva máquina virtual.
  • Pulsa sobre “Next”.
  • A continuación, selecciona la cantidad de memoria RAM que quieres asignar a la máquina. Por defecto aparece marcada la opción de 1GB como recomendada. Si prefieres asignar más RAM porque vas a trabajar con programas muy pesados, éste es el momento de hacerlo. Nota: tranquilo, después también puedes regular la cantidad de memoria asignada, una vez hayas creado la máquina.
  • Ahora toca asignar un tamaño para el disco duro virtual de la máquina. El tamaño recomendado es de 10GB. A manos que tengas un disco virtual que quieras usar, simplemente selecciona “Crear un disco duro virtual ahora” y pulsa sobre “Crear”.
  • En el siguiente paso tendremos que especificar el tipo de archivo que se va a utilizar para crear el disco duro. Si no vamos a trabajar con otros programas de virtualización como VMWare o Hyper-V, podemos dejar la opción que viene marcada por defecto, “VDI (VirtualBox Disk Image)”.
  • En esta otra opción podremos elegir si el disco duro virtual tiene un tamaño fijo desde el principio, o si utilizamos un disco dinámico que va creciendo o reduciendo su tamaño según las necesidades del momento. Personalmente, creo que es más recomendable usar un tamaño fijo, ya que así evitamos que nuestro disco duro se pueda quedar sin espacio si el disco virtual crece más de lo esperado y no nos damos cuenta.
  • Elige el tamaño del disco duro y pulsa sobre “Crear”. Recuerda que el tamaño recomendado es de 10GB, aunque puedes asignarle todo el espacio que necesites.

Llegados a este punto VirtualBox ya habrá creado la máquina virtual, y seremos redirigidos a la pantalla de inicio de la aplicación.

En el menú de la izquierda veremos el listado de todas las máquinas virtuales que tenemos instaladas actualmente. Tan solo tenemos que seleccionar la máquina que acabamos de crear y pulsar sobre el botón de “Iniciar”. Sin embargo, si intentamos arrancar la máquina ahora veremos que obtenemos un mensaje de error: “No bootable medium found!”.

Este mensaje se debe a que todavía no hemos instalado el sistema operativo en la máquina virtual.

Cómo instalar un sistema operativo en VirtualBox

 Para instalar el sistema operativo necesitamos tener a mano un archivo ISO con la imagen de nuestro sistema.

  • En la pantalla de inicio de VirtualBox selecciona tu máquina virtual desde el panel de la izquierda y pulsa en “Configuración”.
  • Después, pulsa sobre “Almacenamiento”, y en el panel de la derecha selecciona “Controlador IDE -> Vacío”. Desde aquí utilizaremos el lector de CD/DVD virtual de nuestra máquina.
  • A continuación pulsa sobre el icono del disco que aparece al lado del desplegable de “Unidad óptica”, y elige “Seleccionar un archivo de disco”.
  • Localiza la imagen ISO de instalación y selecciónala. Verás que ahora aparece como si estuviera insertada en el lector de DVD virtual del sistema. Pulsa sobre “Aceptar”.
  • De vuelta en la pantalla de inicio de VirtualBox, selecciona la máquina virtual y pulsa en “Iniciar”.

La máquina virtual arrancará desde el lector de DVD virtual y cargará la imagen ISO que acabamos de facilitarle, y si todo ha ido bien se iniciará el proceso de instalación del sistema operativo.

Esta es solo una pequeña guía de iniciación a las máquinas virtuales, y sin duda es posible que me deje bastantes cosas en el tintero, pero al menos hemos podido ver un poco cuál es su funcionamiento, algo que personalmente me parece bastante interesante.

Para cualquier consulta o duda sobre el tema no dudéis en pasaros por la zona de comentarios. ¡Nos leemos en el siguiente post!  

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo desde nuestra página de Facebook.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Informe adicional: Más información en nuestra política de privacidad y aviso legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.