Cómo crear una contraseña segura realmente difícil de hackear

En los casi 10 años que he estado ofreciendo soporte técnico a grandes empresas he visto prácticamente de todo. Si algo me ha quedado claro –entre muchas otras cosas-, es que la gente no presta demasiado interés a la fortaleza de sus contraseñas. Es más, si les obligas a modificar la clave de su cuenta por una más segura, lo más probable es que algunos “espíritus libres” te monten un bonito pollo de vez en cuando.

La seguridad online es esencial, y una buena contraseña es la principal barrera que separa a los cacos de nuestras aplicaciones, tiendas y webs en Internet. Por eso hoy vamos echar un vistazo a unas cuantas recomendaciones para construir una contraseña realmente segura para nuestras cuentas online.

5 consejos para crear una contraseña segura, fácil de recordar, pero difícil de hackear

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que ninguna contraseña está libre de ser hackeada. Por muy compleja que sea, siempre podemos ser víctimas de un robo masivo de datos y quedar completamente expuestos. Por tanto, siempre debemos añadir una capa más de seguridad y cambiar la clave periódicamente cada 3 meses, o al menos 1 vez al año.

Una contraseña segura debe tener al menos 12 caracteres

Para que una contraseña sea considerada segura debe estar formada por al menos 12 caracteres. Además, debe incluir tanto mayúsculas, como minúsculas, números y símbolos. Algunos expertos en seguridad recomiendan incluso elevar la cifra hasta los 15 caracteres, donde las fuerzas de cómputo deben ser realmente poderosas para superar su complejidad.

Evita obviedades

Utilizar el nombre de familiares, nuestra fecha de nacimiento, contraseñas tipo “contraseña” o “password”, son obviedades que debemos evitar a toda costa. Solo hay que ver el listado de las 25 contraseñas más utilizadas el año pasado para darse cuenta.

Pero también cambios predecibles entre letras y números como sustituir la letra “E” por un “3”, la “o” por un “0” y similares. Es algo que los hackers siempre tienen en cuenta y no son especialmente difíciles de descifrar.

Otro punto a evitar son los nombres de superhéroes, equipos de fútbol y personajes famosos o populares. Son de los más utilizados y, por tanto, muy predecibles. «Batman», «Songoku», «Manchester», «RealMadrid» o «Metallica», son algunas palabras que jamás deberíamos utilizar como contraseña.

Incluye varios símbolos

Un buen método para empezar a elaborar una contraseña segura consiste en incluir al menos 2 símbolos. Con ese simple gesto aumentaremos significativamente la dificultad de la clave de acceso.

Por ejemplo, si utilizamos la contraseña “mayordomo” podemos reforzarla modificándola a “m#ayordo*mo”. Si además añadimos mayúsculas y números como en “m#aYord9*Mo0”, tendremos una clave resistente y sin fisuras.

Construye contraseñas difíciles a partir de frases fáciles de recordar

Otro truco bastante bueno consiste en dejar de lado las palabras y construir a partir de frases fáciles de recordar. Por ejemplo, alguna frase épica de tu película favorita, alguna canción o dicho popular. Por ejemplo:

Más vale pájaro en mano que ciento volando

Si cogemos la primera letra de cada una de las palabras de la frase, obtendremos “Mvpemqcv”. A partir de aquí, solo tenemos que añadir un par de símbolos y números y tendremos una contraseña segura a la par que reconocible como “Mvpemqcv#2019”.

Utiliza la letra “Ñ”

Una de las virtudes del castellano es que tiene una letra muy poco utilizada en el resto del mundo: la “ñ”. No resulta indispensable, pero sí que aporta un nivel extra de seguridad de cara a posibles atacantes de carácter internacional. Una ventaja que podemos combinar con los consejos anotados en los puntos anteriores.

Conclusiones

Una contraseña segura es aquella que solo nosotros somos capaces de recordar. Por este mismo motivo, también es recomendable que evitemos comprobar la seguridad de las mismas entrando en sitios como How Secure Is My Password?. Pueden ser una buena herramienta para evaluar contraseñas antiguas, pero nunca debemos usarlas con claves que estén en activo.

También es recomendable no utilizar la misma contraseña para más de una cuenta, ya que en caso de robo el daño puede ser exponencial. Por último, recordar no dejar apuntadas las contraseñas en sitios visibles al lado del PC, y si es posible, siempre almacenar una copia digital en un pendrive guardado a buen recaudo.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo via RSS a través de Feedly.

2 COMENTARIOS

  1. Hay que mencionar, que hay páginas web que me he encontrado, no permiten meter contraseñas muy complejas o largas, o incluso, solo permiten meter contraseñas muy simples (solo letras y números). Eso la verdad me parece muy poco seguro.

    • Pues la verdad es que tienes toda la razón. No me cabe en la cabeza cómo puede haber todavía ese tipo de autenticaciones, sobre todo teniendo en cuenta que la tendencia es reforzar cada vez más la seguridad y que cada vez hay más robos masivos de datos y otro tipo de prácticas ilícitas. Un saludo y gracias por comentar!!

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.