Bélgica podría considerar los juegos con cajas de botín como “juegos de azar”

Esta mañana leía una noticia en NewEsc que me dejaba con una sonrisa pícara en la boca. Parece ser que en Europa están empezando a mirar con lupa los juegos que contienen micropagos –o “macropagos/microestafas” como diría JinoGamer– y se están planteando empezar a considerarlos como juegos lúdicos o de azar. Más concretamente, los juegos que incluyen cajas de botín o de contenido dentro del propio juego.

La Comisión de Juegos de Bélgica se encuentra revisando las cajas de botín de juegos como Star Wars: Battlefront II y Overwatch. En palabras del Director de la comisión, Peter Naessens, “la práctica de comprar cajas de complementos, donde no se sabe qué se está pagando hasta que se abre la caja, puede constituir un juego de azar”. Toma ya.

Hay que tener en cuenta que los videojuegos tienen un público predominantemente juvenil e infantil, y el hecho de introducir este tipo de triquiñuelas para monetizar y aumentar los ingresos de un juego, además de ser éticamente cuestionables, pueden crear adicción. Si además tenemos en cuenta que se trata de pagar por algo que no sabemos lo que es…eso se parece bastante a un juego de azar, ¿no?

Desde hace un tiempo venimos escuchando quejas en este sentido por parte de la comunidad gamer, especialmente por parte de los más veteranos, que entienden que esta forma de monetizar un juego resulta bastante abusiva.

Si además tenemos en cuenta que muchos juegos prácticamente se “trocean” y se publican incompletos, para luego cobrar por DLCs (contenidos descargables) que son anunciados cuando el título ni siquiera ha llegado a las estanterías de las tiendas –ahí tenemos el ejemplo del Dragon Ball FighterZ-, la cosa pinta bastante fea.

El tema de los cofres o cajas está degenerando mucho el panorama videojueguil. Ahora, cuando juguemos al Call of Duty WWII, vamos a poder ver cómo caen cofres mágicos con sorpresa mientras desplegamos nuestras tropas en pleno desembarco de Normandía. ¿Qué es esto, una guerra o el casino más violento de Las Vegas?

Hay que recordar que los micropagos los inventaron los desarrolladores de apps y juegos para móviles, con el fin de obtener ingresos de apps gratuitas. GRATUITAS. Compañías como EA y Blizzard ya cobran 60 euros o más por un juego. Entonces, ¿qué necesidad hay de explotar todavía más el bolsillo del usuario? Evidentemente, cuando hablamos de dinero “demasiado nunca es suficiente”. Para vosotros, jugadores.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario!
Escribe aquí tu nombre